dimecres, 15 de febrer de 2012

Media Maratón de Fuencarral



Hola Compañeros.

Un gran saludo de vuestro humilde compañero en la capi de España. Hoy quiero retomar el contacto, a pesar de encontarme en pleno semestre atlético-sábático. Después de la maratón de Valencia, que tan buen sabor de boca nos dejó a todos, y hasta empezar a preparar el maratón de San Sebastián, pues eso, a perrear.
Por cierto, tras Valencia, Casteldefels y los otros muchísimos éxitos del club, está en boca de todos el increible rendimiento de este equipo. De hecho los guiñoles franceses ya están preparando skeches y chanzas varias sobre alguna extraña sustancia que nos estaría dando alas...
Pues volviendo al tema, el domingo pasado, a eso de las 7 de la mañana, se me planeta un dilema:
Opción a) Me doy media vuelta y me quedo calentito en la cama.
Opción b) Me pongo ropa de deporte y me voy a correr la media maratón de fuencarral, a cinco grados bajo cero.

Como es lógico, opto por la opción b, que es la que nos caracteriza a los runners, porque correr será de cobardes, pero remolonear en la cama es de... (que cada cual rellene).
Pues allá que me voy, fuera de forma, a por una carrera cuyo perfil fue diseñado por el hermano malo de Torquemada, y que tenía más mala leche que Mourinho.
Como véis, se trata de bajar 7, llanear 7 y finalmente subir 7 km, o sea, una delicia de carrera. Si no fuera por el frío y las ganas de llegar para volverme a la cama, me había quedado en el 12.
Finalmente, unos mediocres 1:35, 281 tíos y tías por delante de mí, y al menos 70 mayores de 40 tacos que están en mejor forma. Decido que esto no puede seguir así.
Por todo ello, las conclusiones han sido:

-  En la cama seguro que no hace tanto frío, pero si más de 2.000 almas fuimos allí, por algo será.
-  Los reds tenemos que seguir mejorando, el mundo del atletismo así lo espera. Yo personalmente voy a empezar por mejorar mi dieta, a ver si pillo un buen bistec de clembuterol.
-  Y a partir de la primavera, me pongo en serio con las series.
Un abrazo pa tos!

Juan.